Vivir Ligero

Cómo ser más feliz mediante el minimalismo

Black Friday no, gracias

Black Friday nada

¿Qué es el Black Friday?

El Black Friday o Viernes Negro transcurre durante el cuarto viernes del mes de noviembre y es la fecha que marca el inicio de la temporada de compras navideñas. Durante el Black Friday las tiendas suelen hacer grandes descuentos acompañados de una muy agresiva campaña de publicidad donde se fomenta un consumismo compulsivo.

¿Por qué no debería comprar nada en el Black Friday?

Como ya puedes imaginar, este tipo de eventos son totalmente contrarios a un estilo de vida minimalista. Primero porque la mayoría de campañas de publicidad se basan en el mismo fundamento: es una oferta irrepetible que no puedes dejar escapar. Cuando tú y solamente tú deberías decidir cuándo quieres comprar y no empujado por una campaña de marketing. Y segundo, porque incitan a la compra de artículos que ni siquiera te habías planteado comprar, y que por lo tanto no necesitas.

Un argumento que se suele dar a favor de este tipo de campañas es el ahorro. No discutiré que te puedas ahorrar dinero si de antemano ya tenías pensado comprar un artículo en concreto pero este no suele ser el caso. Siempre ten en cuenta que ahorras más no comprando que comprando barato, y por obvio que os parezca, tendemos a pensar cuánto nos hemos ahorrado y no cuánto nos hemos gastado.

Si llevas una vida minimalista no necesitarás de Black Friday, Cybermonday, Papá Noel, y Reyes para saciar tus necesidades imaginarias ya que no tendrás ninguna. Sin embargo, si todavía no disfrutas de las bondades del minimalismo te recomiendo esta guía para empezar.

   

¿Te ha gustado? Compártelo

   

¿Quieres recibir las últimas novedades?

Suscríbete ahora y recibirás gratis las últimas novedades sobre el minimalismo.

2 comentarios

  • Eva

    29 noviembre, 2017 at 17:00 → Responder

    Hola, Xavier.
    Aquí tienes una nueva lectora que se ha suscrito a tu blog hace unos minutos.

    Opino lo mismo que tú sobre fiestas (o lo que sean) como ésta. Ahora que se acerca la Navidad me pregunta la gente qué quiero y me doy cuenta de que nada de lo que quiero se puede comprar en ninguna parte. Quiero tiempo, quiero tranquilidad, quiero que las cosas me salgan bien… Pero la respuesta de los demás es: «pero algo querrás, ¿no?»

    Aparte de eso, me estresa mucho tener que regalar. Entérate de lo que quiere la otra persona, que parece que quiere de todo menos decirte lo que quiere… y luego consíguelo. Si alguien me dice que le dé dinero y ya se comprará lo que sea me hace un favor.
    Y, aparte de eso, soy contraria a envolver regalos. Si no sabías lo que iba a ser, te va a sorprender de todas formas. Si lo sabías, no te va a sorprender de ninguna. Entonces… ¿para qué?

    Ah, y de paso… también me opongo al «black Friday» del Black Friday. Usar el inglés para todo porque sí queda cutre. Y lo dice alguien que come de ese idioma.

    • Vivirligero.com

      30 noviembre, 2017 at 18:29 → Responder

      Hola Eva,

      Me alegra saber que te has suscrito.

      El tema de los regalos es siempre muy complicado. Uno puede no necesitar (ni querer) nada pero a la vez tampoco querer quitar la ilusión al que te hace el regalo. Aunque vete a saber, quizá hasta le haces un favor librándole del estrés que ya mencionas.

      ¡Gracias por escribir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Black Friday no, gracias

¡No te lo pierdas!

Suscríbete ahora y recibirás gratis las últimas novedades sobre el minimalismo.